Sudán del Sur y el racismo de Occidente

[El] principio relativista significa no que todas
las culturas son iguales, sino que todas deben ser
imparcialmente juzgadas, incluida la nuestra.
Nosotros no deberíamos ser más indulgentes con
nosotros mismos que con los demás, pero tampoco
debemos ser más indulgentes con los demás que
con nosotros mismos.
-Jean-François Revel-. El conocimiento inútil.

Me ha sorprendido muchísimo la poca importancia que en los medios generalistas de comunicación se le ha dado a la reciente independencia de Sudán del Sur. Ciertamente no se ha censurado la noticia, pero la importancia que se le ha dado, el espacio concedido al análisis de la situación en Sudán, las causas de la independencia, las motivaciones y tendencias de los protagonistas del proceso me han parecido escasísimas.

Se me ocurre hacer una hipótesis. ¿Cuántos días y en qué tono habrían abierto periódicos y noticiarios de todo el mundo si en Sudáfrica hubiera continuado hasta hoy el apartheid y tras una guerra civil de negros contra blancos de 40 años, una zona que concentra a la población negra, además de diferente religión, se independiza y comienza a ser dueña de su futuro como un estado libre? ¿No conoceríamos hasta la saciedad a los líderes independentistas (quién sabe nada de John Garang)? ¿No podríamos mencionar, al menos estos días, los innumerables atropellos perpetrados por los dirigentes blancos contra los oprimidos (por ley) negros? ¿Qué cantante, artista, intelectual de última hora no habría cantado, escrito o vociferado en general ante la pública euforia de “demócratas” de todo pelaje? ¿A alguien le hubiera extrañado incluso que Ferrán Adrià elaborara un plato inspirado en la emancipación de esta gente? Pero no hemos visto nada de esto. Un artículo en la sección Internacional de los diarios. Algún post en blogs especializados en África. Ni un mísero trending topic en Twitter (ahora mismo es TT Vicente Valles, un presentador de telediarios de TVE que ficha por Antena 3, como veis no es un club de extrema selección). Cada cumpleaños de Nelson Mandela es noticia, si unos polis en Los Ángeles, Chicago o Nueva York son brutales con un negro o un hispano lo vemos por todas las cadenas. Sin embargo los negros cristianos o animistas de Sudán del Sur, masacrados sistemáticamente por las fuerzas del norte musulmanas y filoárabes no nos merecen ninguna consideración. Cuando las fuerzas comunistas de Mengistu en Etiopía ayudaban al bombardeo de civiles sudsudaneses a fines de los 80 y principios de los 90 tampoco hubo movimientos mundiales que sí tuvieron los sudafricanos (Paul Simon fue declarado persona non grata por la ONU  y la ANC por haber cantado con sudafricanos saltándose el aislamiento internacional. Los sudafricanos con los que cantó eran negros).

John Garang, histórico líder del movimiento independentista

Como si pareciera que a los africanos nativos no hubiera que exigirles el mismo respeto por sus semejantes que a los occidentales, como si el hecho del racismo de africanos contra africanos fuera un tema tabú, incómodo, inexistente. El hecho de discriminar a los criminales por su color de piel y a los subyugados por el color de piel de sus agresores es un verdadero racismo occidental contra África. ¿No es atentar contra la igualdad considerar implícitamente que los dictadores y tiranos africanos tienen menos capacidad de ser responsables de sus atrocidades que si fueran blancos? Los últimos regímenes racistas y esclavistas del mundo han sido africanos y árabes. Pero cuando terminó el apartheid en Sudáfrica las exaltadas voces contra el racismo se atenuaron hasta casi el silencio total. El resto de africanos discriminados o muertos por su color de piel o la forma de su cabeza no tienen la suerte de haber sido maltratados por un blanco. Hay mucha menos gente dispuesta a dar la cara por ellos.

Esperemos que el nacimiento de Sudán del Sur sea un elemento pacificador en el área y sus dirigentes tomen caminos responsables y no caigan en actitudes pseudocomunistas tan aplaudidas desde Europa (lo que no queremos para nosotros nos parece bien para ellos) y que tanto daño han causado al continente africano. De momento la esperanza está intacta. ¡Bienvenidos!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Sudán del Sur y el racismo de Occidente

  1. Tristemente accurate, que dirían los ingleses. Es posible que me equivoqué, porque tengo temporadas de no leer los periódicos (en vez de irme a un balenario), pero tampoco vi mucha cobertura mediática de la ley ugandesa que pretendía condenar a muerte a los homosexuales…

  2. diazmadrigal dijo:

    Tienes toda la razón. Los homosexuales discriminados, castigados y ejecutados en países árabes o africanos (léase también mujeres que hablan con un hombre que no es su marido) no merecen ni la centésima parte de la atención que si lo fueran en países occidentales. Ni siquiera por sus lobbies.

  3. Eruantano dijo:

    Ya me gustaría ver a ciertas (y ojo que digo sólo ciertas) locazas que hace unas semanas estaban bailando semidesnudas en carrozas por el centro de Madrid, ir allí a manifestar sus derechos.

  4. de uno que se va a South Sudan :) dijo:

    me extraña que aun intentéis informaros mediante los medios generalistas de habla hispana, ufffff, ante los medios de comunicación “insonorizate”

    abrazos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s