El filete requemado. Sobre la reforma constitucional.

Anoche, leyendo “Viaje en autobús” de Josep Pla, me pasó lo que muchas veces pasa cuando se lee antes de dormir, con toda la carga del día encima y con el subconsciente repasando todo lo que ha sucedido las horas anteriores.
Empecé a pensar en otra cosa y se me fueron cinco páginas leídas sin enterarme de nada. La cosa en la que estaba pensando era la reforma de la Constitución recién aprobada por PP y PSOE (o PPSOE, que se está empezando a llamar en muchos sitios). Me extrañaba que siendo una reforma pactada por los dos grandes partidos, para un asunto positivo como es la limitación del desequilibrio presupuestario, no tuviera fuera de estos partidos (y ni siquiera del todo dentro de ellos) ningún acérrimo defensor. Los periodistas se ponen de perfil, sí pero no, no pero sí. Las agencias de rating, una que no, otra que sí. ¿Cómo puede ser que el único pacto de Estado de facto que ha habido en las dos legislaturas de Zapatero sea acogido con tanta tibieza por quienes han clamado una y otra vez por la necesidad de que los grandes partidos se entendieran en cuestiones esenciales?

 

Los nuevos Padres Constitucionales.

Pues me preguntaba esto, pero rápidamente volví atrás en el libro porque Pla es mucho más entretenido y útil que cualquiera de los implicados. Entonces, al volver donde había perdido el hilo me di cuenta de por qué me preguntaba yo por la reforma y su grisácea reputación aún en los más entusiastas peperos y pesoicos. En el pasaje que estaba leyendo entonces, el ampurdanés genial iba charlando con su compañera de asiento, una joven maestra de primaria. Estaban discutiendo sobre la belleza y utilidad de las distintas disciplinas y si bien Pla se inclinaba por las letras, la señorita amaba por encima de todo la claridad y la exactitud de las ciencias. En un momento de la conversación:

“-[…] si me permite le voy a hacer a usted una pregunta.
-Dígame.
-Ha de prometerme usted dos cosas: primero, contestarme con total sinceridad; luego, hacer lo posible para que no le dé un vahído. ¿Aceptado?
-Aceptado.
-Bien. ¿Qué preferiría usted en este momento, señorita? Contésteme usted francamente. ¿Qué preferiría usted: las letras, las ciencias o un filete con patatas? 

Más rápida que una centella y con un aire de convencimiento absoluto, la señorita se acerca discretamente a mi oído y me dice con un sigilo que apenas cubre su agitación interior:

– ¡Un filete con patatas, Dios mío! ”

El “Viaje en autobús” se publicó en 1942, podemos imaginar la situación de España en ese tiempo y lo lógico de la respuesta de la maestra a la que se le debió hacer incluso la boca agua pensando en aquel filete.

Durante los últimos años, tanto PP como PSOE, han intentado hacernos tragar con letras y ciencias, cada cual arrimando el ascua a su sardina. El PSOE, con caducas políticas keynesianas que no han hecho más que aumentar la necesidad de deuda no sólo pública, sino privada de clientes de la Administración que no cobran y tienen que recurrir a financiación privada para cubrir desajustes de tesorería. El PP con grandes intenciones vagas que no aplica en las Comunidades Autónomas o Ayuntamientos donde gobierna (no hay más que mirar la deuda del Ayto. de Madrid, o la de la Comunidad Valenciana, o el gasto de promoción institucional de la Comunidad de Madrid). Así que unos y otros nos venden las bondades de sus respectivos constructos teóricos sin ningún resultado positivo visible. Negativos sí, múltiples.

Pero héteme aquí que hace unos días, en 48 horas en un despacho cambian la Constitución y nos cuentan que ni ciencias ni letras, filete con patatas. Que esta reforma que es asumible por todos (claro que lo es. No tiene ni un solo número y habla de economía) va a aumentar muchísimo la credibilidad de España y la estabilidad de su entorno financiero. Un ejemplo de política apartidista y con visión práctica. Esto es, de filete, de mejora económica tangible. 

El argumentario del PSOE casi ni disimula su descontento, disculpándose prácticamente ante sus militantes. Reconoce que no tiene ninguna consecuencia práctica.

El PP se apropia de la ideaca y la pone como ejemplo de lo que harían ellos si gobernaran. O sea, puro humo. Nada. Ni una humilde cifra. Ni la más mínima exactitud.

Mientras tanto, callados los de ciencias y los de letras, los ciudadanos esperamos la lluvia de filetes con patatas prometidos a cambio de hurtarnos el derecho a participar en un referéndum para ratificar o no la reforma. Los filetes han salido requemados. Como suelas de zapato. Los días después de la reforma la deuda española se ha disparado en su prima de riesgo otra vez y la bolsa ha caído a niveles del batacazo de 2009. Los mercados, a quienes PPSOE creen que pueden engañar haciendo una norma redundante, vacía de contenido y que no entrará en vigor hasta 2020 han respondido como era de esperar. Castigando a un país que debilita su Constitución con vaguedades imposibles de cumplir por que no se sabe lo que mandan.

La reforma constitucional bajo la advocación de filete requemado.

Al final, ni ciencias, ni letras; y el filete requemado. ¿No sería más fácil cumplir y hacer cumplir las leyes que ya existen? Así, al menos, uno podría leer tranquilo a Pla sin estas irrupciones de la incompetencia ppsoera en su propia cama.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Política y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El filete requemado. Sobre la reforma constitucional.

  1. Begoña dijo:

    Me ha gustado mucho el post!
    Es claro, preciso, agudo y veraz. sobre un tema al que los periódicos han estado dando rodeos y llenando de sofismas para no dejar en mal lugar a los partidos a los que son afines.
    Y yo siempre preferiría un filete con patatas, ¡Dios mío!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s