Los coletazos del 15M

Admiro mucho a Pla. Al único Pla del que no hay que decir el nombre. A Pla.

Su manera de no querer hacerse el listo, su discurso socrático a la ampurdanense, le hacen retratar de manera fenomenalmente precisa los acontecimientos que presencia o conoce. De esta manera, los acontecimientos se hacen tan vivos que no precisan de ninguna exégesis para ser comprendidos o interpretados. Muchas veces consigue que se expliquen por sí mismos. Para mi, esta es una de sus tres o cuatro mayores cualidades.

Un ejemplo muy ilustrativo de esta virtud es el librito “Madrid. El advenimiento de la República” en el que por ejemplo acierta que será Azaña el hombre fuerte del régimen, o que la deriva exclusivamente izquierdista de las instituciones significará el clavo que cierre su ataúd.

Pues bien, echo de menos en este momento un Pla, un cronista que sepa describir precisamente los hechos mas importantes que nos esta tocando vivir en España. Me acuerdo este fin de semana especialmente del movimiento del 15M del que parece que salvo IU y sus propios miembros ya nadie espera nada. Hace casi un año escribí que en el momento en que los indignados incumplieron la ley al acampar en Sol pese a la prohibición de la Junta Electoral, perdieron casi toda la legitimidad que habían atesorado.

Sin embargo, en mi penosa búsqueda de un cronista que, emulando a Pla, pudiera retratar finamente lo que pasa en Sol y aledaños, puedo decir que he encontrado un sustituto perfecto. Cortado por un sastre para cumplir igual que Pla. Corregido por un estilista para sonar igual que Pla. Nacido y criado en el Ampurdán para ser el mejor heredero de Pla. El propio Pla que cuenta lo que pasó anoche con la concentración de Sol. Lo que lleva pasando un año con el 15M.

“Por la noche tomo asiento en la terraza de unos de los cafés de la puerta del Sol. Hay mucha gente. […] A las nueve de la noche la multitud no parece muy enardecida. Bajo cada arco voltaico hay un orador que expone, de forma desaforada, los peligros que acechan a la República. Puedo contemplar con mis propios ojos cómo se produce un glissement à gauche. Los oradores, a las nueve de la noche, son meramente republicanos. Hacia las diez y media, unos oradores distintos han ocupado el sitio de los anteriores y predican en un sentido socialista. A la una, los oradores socialistas apenas tienen a nadie enfrente, y quienes los han sustituido arrastran a gente blandiendo el léxico y la temperatura del comunismo libertario. A las tres de la madrugada, la gran concentración humana de la Puerta del Sol está bajo la influencia de la anarquía pura y dura. […]

Cuando uno adopta ante la autoridad una postura meramente critica -es decir, la postura aquí llamada revolucionaria- aparece siempre alguien más revolucionario que quien más lo pueda ser en un momento dado. Este segundo desbanca fatalmente al primero con suma facilidad; posteriormente, el triunfante es desbancado a su vez por un tercero mas revolucionario.

[…] una concentración humana que a las nueve de la noche era republicana y a las tres de la mañana anarquista.”

¿Hace falta mayor explicación? ¿Algún periodista nos lo ha contado mejor? ¿Alguna valoración nos pone mejor en la pista de este deshilachamiento del movimiento? Yo no lo he encontrado. Sólo me queda decir que me parece una lástima que en 80 años nada haya cambiado de quien manipula a la masa y de quien se deja manipular.

Ni Diego Valderas (que olvidó la necesidad de reformar la ley electoral en cuanto le ofreció un cargo el PSOE) ni Alberto Garzón (que cobra su buen sueldo de diputado de un partido con imputados por corrupción en sus listas) han dejado de apropiarse de la gente que se ha reunido en Sol. Los más curiosos pueden revisar sus tweets de estos días. Yo no soy un sádico, así que no los reproduzco.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Los coletazos del 15M

  1. Me has seguido en twitter y he entrado para aquí para indagar… Nada más leer esta entrada he decidido seguirte… ¡Creo que me caes muy pero que muy bien!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s